Viajes

Reserva Falealupo Rainforest en Samoa

Pin
Send
Share
Send


No hemos dormido demasiado bien hoy. El ruido de las olas golpeando contra la fale en la marea alta de la noche ha sido el culpable y no veíamos la hora de abandonar este pequeño cobijo. La mañana sin embargo se ha levantado con sus 29ºC habituales, una leve brisa y un mar en calma.

Un básico desayuno nos pone a tono para emprender la marcha. Efectivamente, creemos que el "zumbao" ha dormido en el coche cuando… !!VEMOS QUE LO TIENE HECHO UNA CUADRA COMO SU CASA!! Los gayumbos sucios colgados en el maletero, los asientos llenos de ropa maloliente… . Pero de donde ha salido este tio…


 

La ruta de hoy es mucho más básica en cuanto a paradas que la de ayer. Vamos a completar el perímetro de Savai'i profundizando un poco más en lo visto estos días en ambas islas. Realmente Savai'i y Upolu, en la esencia, no difieren tanto. Exhuberante vegetación, villas de esquisito gusto por el cuidado y orden y paraje realmente contradictorios (campos de lava, bosques profundos, enormes acantilados… ). Eso si, Savai'i es muchisimo más auténtica y Upolu es la de lo negocios y el dinero.

Afrontamos la carretera norte llena de bonitos acantilados y una carretera casi imposible bordeándolos por el lado del mar. Parece una "costa de la muerte" a lo samoano. Realmente impresiona.


 

En apenas dos días vamos a recorrer la tercera isla más grande de Oceanía (parece mentira) tras Australia y Nueva Zelanda. Parece que pudiera ser Viti Levu en Fiji, pero realmente el que podamos recorrer Savai'i tan rápido es la diferencia de coches entre una más desarrollada y ésta, mucho más virgen. Aquí apenas hay coches, menos turistas y solo algún viajero… Por supuesto, ciudades ni en pintura.

Llegamos a la punta más extrema y aislada de Samoa, el fin del mundo, la península de Falealupo. Allí, además de un cabo rocoso, se encuentra la Reserva Falealupo Rainforest, un área de una gran belleza que brinda grandes oportunidades para buenas caminatas


 

Pero nuestro objetivo lo tenemos claro desde que salimos esta mañana, se trata del primer puente colgante que vamos a ver en nuestra vida y que es utilizado (de dos en dos máximo) por los locales en su vida diaria. Este puente une dos caminos con una plataforma elevada que uno un árbol Garuga Floribunda y una higuera de Bengala


 

Una vez arriba da un poco de "respeto". El vuelo debe rondar los 30 metros, y no parece "excesivamente seguro" aunque te sientes en un escena de Indiana Jones y el Templo Maldito huyendo de los nativos…


Llegado este punto queremos hablar de la famosa "Fa'a samoana" o "estilo de vida samoano". En general, en todos los países que hemos venido visitando hemos encontrado un concepto del tiempo que no encaja en la filosofía occidental que nosotros conocemos. Aquí las cosas van a su ritmo. Dedican su tiempo a todo, a vivir su vida, a hacer sus labores cotidianas. No se preocupan por el dinero, ni por el turismo (de hecho este puente es de los pocos que intentan fomentar un poco este aspecto), y en general se observa que la familia y la religion es de vital importancia en la vida de este área del planeta.

Sin embargo, dentro de este "modelo" nos hemos encontrado multiples maneras de enfocarlo. Desde la amabilidad y simpatía de la gente de Vanuatu, al orgullo de los Tonganos, el aislamiento de los Tuvalenses o la alegría de los Salomones… hasta llegar a Samoa


 

Los samoanos, y que nos disculpe el que piense lo contrario o tenga otro punto de vista, tienen la cabeza DURA COMO UN COCO. Los "palangis" (extranjeros) no son del todo bien venidos, no en el sentido del turismo, que son igualmente amables, sino en el sentido de explotar su país. Su Fa'a es realmente desesperante, mucho más que en otros lugares, y parece que viven ETERNAMENTE APALOMINADOS. No se enteran de nada por mucho que les intentes explicar y, eso si, con una sonrisa, se te quedan mirando con cara de "no me he enterado de nada o me he enterado pero… me la pela y te sonrío".

Seguimos bajando en nuestra ruta y paramos en otra villa, con una especie de negocio de ruedas. Aqui nos explican que los hijos deben entregar su sueldo integro a us progenitores hasta que se casan, y que, como ya vieramos, los "chiefs" o "matais" son los que controlan los clanes y se encargan de impartir justicia ordinaria con un codigo de honor.


 

Cuando viajas a lugares tan distantes, hay que abrir muchisimo la mente para intentar comprender las multiples maneras de ver la vida, y nunca intentar compararlas con la nuestra. Es posiblemente esta la mayor riqueza de viajar, junto con las experiencias de la naturaleza, y no los monumentos en si mismos (esto por supuesto, no deja de ser subjetivo). En precioso e increible país de Samoa nos ha enseñado que a veces todavía requiere un esfuerzo mayor abrir nuestras mentes y mucha paciencia, para llegar entender su filosofía de vida…

Mientras reflexionamos, hemos llegado a Taga. Aquí también queda la huella de la explosión del monte Matavanu entre 1905 y 1911 que dejara los campos de lava que vieramos ayer en el norte. En esta parte, sin la protección del arrecife coralino, se han formado otros blowholes muy parecidos a los que vieramos en Tonga.


 

Es posible que no sean tan bonitos, para nuestro gusto, ya que allí eran 5 km de un efecto natural realmente sorprendente, pero aquí los pocos que hay llegan a alcanzar alturas de 20 metros, como pretende demostrar un samoano espabildo echando cocos y haciendolos volar por los aires para pedirte una propina


Dejando atrás la aldea de Gataivai rodeamos unas pequeñas cascadas formadas por la desembocadura del río en el océano. Ya no nos queda mucho tiempo, ya que nuestro ferry sale a las 12pm, así que sin deternernos nos trasladamos directamente a Salelologa, donde 1 hora y poco de camino nos devolverá a Upolu y de ahí a Apia de nuevo donde, con ciertas discrepancias (es un caradura) nos despedimos del zumbao del Dennis (580 WST con comidas, alojamientos, etc… ) del que ya publicaremos por los foros QUE HUYA LA GENTE SI PUEDE.


 

Una llamada nos despierta de una pequeña "siesta española" antes de cenar. Es Mar, que viene con su intructor de buceo !!QUE ES DE CORUÑA!! y dice de quedar a cenar. Por supuesto, y aunque mañana madrugamos para coger nuestro vuelo, aceptamos y nos dirigimos a unos 15-20 minutos andando del Hotel Elisa donde se encuentra el Yatch Club, un famoso restaurante local, especialmente animado hoy sábado, donde te pides los platos directamente en la barra.


 

Aquí nos enteramos que el camarero es un "fanfafin", que es como se llama a los gays en esta zona del planeta. A lo largo de todas las islas nos hemos encontrado un montón, y realmente nos ha sorprendido porque tienen una actitud ciertamente "loca". Parece ser, nos cuenta el "coruñes" (nos vas a matar si lees esto, pero no nos acordamos de nombre), que están integrados a la sociedad como "chicas de los recados". Curioso cuanto menos.

La noche acaba entre risas, anécdotas y proyectos futuros, y aunque nosotros nos retiramos antes, no sabemos hasta cuando duraría la noche de Mar y el "coruñes" afincado en Samoa, donde lleva ya 4 meses, pues las copas empezaban a caer con mucha facilidad, jeje…

ORGANIZANDO SOBRE LA MARCHA:

Mañaana día tranquilo en Nadi, donde seguramente cojamos algún barquito o algo, dependiendo del vuelo, y ya tenemos los vuelos a Tarawa, Kiribati de Lunes a Jueves, y el de Sydney para ese mismo jueves buscando !!stress!!

Nos han contestado del Mary's Motel. Tenemos reserva con ellos para los días de allí y nos ayudarán a organizar las visitas

Atrás queda Savai'i, su autencidad y tradicionalidad. Esa isla que parece que se haya quedado parada en el tiempo y no tenga ningún interés en ponerse a andar. Esas coladas de lava que entremezcla caminos de lava agrietados quebrándose bajo tus píes, donde la vegetación se ha hecho fuerte y ahora nace con apasionada vitalidad. Ese caer de la tarde donde ellas juegan al voleyball en una cancha improvisada, los niños vuelven uniformados de la escuela mientras te saludan al pasar, en unas villas donde el cesped está cuidadosamente cuidado, con casas de miles de vivos colores, mientras ese pequeño ave llamada "bia" con forma de kiwi corre por la carretera huyendo de las ruedas del 4x4 al pasar.

Samoa no es para snorkellear, el mejor buceo o los mejores corales. Samoa en general es naturaleza, cascadas, costas abruptas y exhuberantes cocoteros. Es para sus campesinos, sus casas coloniales y su decena de km sin encontrar un pueblo sumergidos en la densa montaña. Samoa es un estilo de vida, uno quizás demasiado diferente al nuestro…


Isaac y Paula, con Mar y el "coruñes" desde Apia (Samoa)

GASTOS DEL DIA: 580 WST (aprox 200 EUR)

Video: The Falealupo Canopy Walk. Savai'i, Samoa (Agosto 2020).

Pin
Send
Share
Send